Klauss

Abandonado en las calles de Pinar del Rio

No, no fue en Navidad, no trajo trineo, ni renos, ni siquiera trajo su sempiterno atuendo rojo, venía más bien vestido de ese color que deja el abandono y el maltrato de la calle, un gris escamoso, seco, cargado de desconfianza hasta para la mano que traía el alimento, así, un día cualquiera, nos llegó Klauss.

No sé si sea Santa, pero llegó cargado de regalos, muchos regalos, traía unos ojos de esos color de tarde, de puesta de sol, con mil y una historias para contar, tenía en sus patas anchas las marcas de cada esquina, cada calle, cada insulto, en fin, el estribillo de vida de cada perrito callejero, pero Klauss tenía su magia y no tardó en  enamorar a más de uno.

La razón de ser de un grupo animalista es proteger y mejorar la vida de cada animalito necesitado, abandonado, vejado y otros muchos ados que ahora no comento, así se cruzaba Klauss en nuestro camino y todo BAC Pinar cayó rendido al encanto de aquella mirada triste y escrutadora que pedía a gritos atención.

Hospedaje seguro tuvo Santa, es decir Klauss, con Yary, sencilla chica con vida modesta que no dudó en poner su alma en patas de Klauss, lo cuidó, bañó, alimentó, curó, en fin le indicó el camino de regreso, le dijo dónde llegar y le mostró el cómo, creo que AMOR, fue la clave,  así comenzaba desde BAC, la nueva ruta de vida de este gigante de las calles.

Padrino y protector de Klauss, animalista de alma, cartas de presentación de Mandy, miembro activo de BAC, siempre dijo que Klauss era su alma gemela, que era mandato divino que ellos terminarían compartiendo la vida, y así fue, la adopción responsable de Klauss no se hizo esperar y hoy comparte con Mandy hogar, sueños y esperanzas, ya no vaga en su trineo alado, ya no llega en las tardes buscando sustento, ahora tiene una vida a la que dedicar y dirigir todo ese amor que le desborda el alma, Mandy le quiere y cuida, le ama, que más pedir, al contrario, entrega es lo que deja, nadie como un callejero para dar amor, ellos siempre tienen porque dar gracias y razones para no cejar, porque no pasaría con Klauss si al final su razón de vida es amar y dejarte un pedazo de alma que se ve muy fácil si disfrutas el ocaso en su mirada, Gracias Mandy, Gracias Yary, Gracias BAC, pero sobre todas las cosas Infinitas Gracias Klauss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: