La luz de sus Ojos

El “Antes y después” de Shakira

 Por José Iván Morales Candelaria Coordinador de BAC Pinar del Río

Aquella tarde el sol quiso descansar temprano y le tomo el tiempo a los nubarrones que amenazaban la tormenta y si, llovió y duro, fue ahí cuando la vi por primera vez, en aquella esquina de portal, allí donde quiso estar perenne, desafiando la adversidad, allí estaba Shakira, rubia, casi sin pelos, los pies descalzos (como la cantante) y el alma rota, tal como corresponde a cada perrito abandonado a su suerte en plena calle.

Hecha un ovillo estaba allí con frio, hambre, mojada hasta los tuétanos y triste a mas no poder, traía el peso del tiempo en sus ojos, pocas veces vi una mirada más triste, contaba en ellos los avatares de comer por caridad, evitar los autos que nunca detuvieron la marcha al verla cruzar y sobre todo el pavor a los golpes y los desplantes de los vecinos “pulcros” que la acosaron siempre con el pretexto de que “me enferma a los niños”, bebía de la lluvia y entre tanto pesar tuvo la dicha de que una anciana mano le diera de comer en ocasiones y otras cuando arreciaba la tormenta le cedía un espacio en su modesta casa; vivía de ocupa en aquel rincón y un día tras otro soportaba los golpes e improperios de aquel médico, que no se en cual de sus misiones, “fuera de Cuba”, claro, se dejó el alma y el sentido del respeto por la vida.

Shakira no nació en la calle, no, supo de amor, pues su humano anterior le dio mucho cariño y cuidados, la vida y sus avatares dejaron este amor trunco,  y ella quedo a su suerte, nadie quiso asumir su cuidado, y el tiempo y la calle hicieron su tarea.

Así llegamos nosotros a la vida de Shakira, nuestras colaboradoras la incluyeron en las tareas de recuperación de vida y ayuda a los callejeros que hace BAC por toda Cuba a las que decidimos llamar BAC ATTACK, y se bañó, alimentó, desparasitó y marcamos desde ahí su hoja de ruta de regreso.

Una mañana clara, plena de sol, a ojos de todos en el lugar, cargamos con la anciana peluda hacia el cuartel general de BAC Pinar, en calidad de hogar temporal para brindarle atención, tratamiento y devolverle esa luz con la que hoy mira nuestra Shaki

Dos días, solo dos días bastaron para que la decisión final fuese tomada, YA NO ESTARÍA MÁS DE TRÁNSITO, ahora Shakira pasaría a formar parte permanente de la manada de casa, la anciana de la tribu, la Vieji (como yo le digo con cariño), sus ojos con una catarata profunda ya no ven la luz de igual manera, sus pasos ya no son lo de antes, pero Shakira tendrá amor a manos llegas hasta el último de sus días, esa es mi promesa, y ahí cuando la luz no alcance, seré yo sus ojos de ser preciso, cuando los años no la dejen andar, yo seré sus patas, y ella seguirá siendo mi luz y mis ganas y mi mejor despertar con el lengüetazo de rigor y ese voltearse para que le rasque  la panza, le diga mi vieji y siga soñando despierto con el milagro de la vida eterna.

Nunca rescatamos a Shakira, nunca, Ella se encargó de rescatarnos a nosotros, gracias, de verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: