Rescata una vida, cambia la tuya.

Siempre que salía de mi casa y pasaba por esa bodega lo veía, ahí estaba él, con los ojos tristes y el pelito despeinado, como si no fuera de este mundo, como si le faltara algo o alguien. Él se llama Dycon lo recogí hace 1 año, estaba abandonado en esa vieja bodega. Enfermito de anemia,Sigue leyendo “Rescata una vida, cambia la tuya.”