person giving green leaf on the monkey in the cage

¿Son los zoológicos realmente necesarios?8 min

Me encantan los animales. También me encanta visitar zoológicos. ¿Pero esto me convierte en una mala persona?

¿Qué pasa con la gente a la que no le gustan los zoos? ¿Y si tú eres una de esas personas? ¿Deberías dejar de visitar los zoológicos porque a veces maltratan a los animales o no tienen programas de educación adecuados? Todas estas son preguntas válidas que requieren una cuidadosa consideración.

Los zoológicos tienen la responsabilidad de cuidar a los animales que tienen.

Son responsables de estos animales y tienen la obligación de garantizar que todo lo que ocurre dentro de sus muros se hace de forma ética.

Los zoológicos también tienen obligaciones legales cuando se trata de mantener sus exhibiciones al día con los conocimientos científicos y las mejores prácticas. La AZA tiene normas estrictas sobre la cría de animales en los zoológicos de Norteamérica -un requisito que incluye proporcionar un espacio adecuado, nutrición, atención médica y ausencia de enfermedades o factores de estrés como el hacinamiento o la ventilación inadecuada- pero todavía hay algunas lagunas en lo que sabemos sobre cómo mantener a los elefantes felices en cautividad (y bien).

Los zoológicos pueden ser públicos o privados. Algunas personas prefieren tener a sus mascotas en un zoológico porque creen que es más natural que tenerlas en su propio patio o complejo de apartamentos. Sin embargo, otros pueden no estar de acuerdo con este punto de vista porque piensan que mantener a los animales en jaulas es cruel y no debería hacerse nunca más.

Algunos tipos de zoológicos se esfuerzan por mantenerse al día con la última tecnología, mientras que otros no se molestan en absoluto. Por ejemplo: si un animal necesita medicinas con regularidad, puede que un tipo no tenga acceso porque no hay suficiente dinero disponible (esto significaría que no hay vacunas). Otro ejemplo podría ser si no hay suficientes voluntarios que quieran ayudar, por lo que nada se hace correctamente…

Los zoológicos deben servir para educar al público sobre el bienestar de los animales, su comportamiento y su conservación. Los zoológicos también pueden ayudar a la gente a entender cómo sus acciones afectan a otras especies. Por ejemplo, si compras una camiseta hecha con materiales que provienen de animales o plantas en peligro de extinción, puedes acabar apoyando su existencia continuada porque los consumidores suelen decidir no comprar ciertos productos en función de su origen.


wild cat inside a cage
Photo by Jamshed Ahmad on Pexels.com

El cautiverio puede ser malo para la salud física y emocional de los animales salvajes.

Los animales pueden estresarse, deprimirse, ser agresivos o aburrirse en cautividad. Se ha descubierto que algunos animales desarrollan problemas psicológicos, como ansiedad o agresividad, tras permanecer en cautividad durante largos periodos de tiempo. Los animales también sufren desnutrición si se les mantiene en espacios reducidos con pocos recursos para comer o beber agua.

Es importante señalar que algunos animales criados en cautividad no podrán sobrevivir en la naturaleza. Algunas especies, por ejemplo, no pueden adaptarse a su nuevo entorno. Esto significa que si los sueltas en un entorno desconocido sin depredadores ni presas naturales, pueden morir antes de poder reproducirse con éxito.

Incluso si tu animal consigue sobrevivir a la transición a su nuevo hábitat (o si ocurre por accidente), sigue habiendo riesgos asociados a la liberación de un animal en la naturaleza: siempre existe la posibilidad de que otra persona lo capture antes que tú; siempre hay riesgo de lesiones; y a veces incluso el mero hecho de estar cerca de otros humanos puede plantear problemas para la seguridad de estos animales (por ejemplo: los humanos pueden cazarlos).

Las especies en peligro de extinción deben mantenerse en recintos más grandes que imiten lo más posible su entorno salvaje. Los animales tienen más probabilidades de sobrevivir y prosperar si tienen un entorno similar al que encontrarían en la naturaleza.

Los zoológicos utilizan este método para mantener a los animales en peligro de extinción, pero no siempre les sale bien. Por ejemplo, si el hábitat natural de un animal es un desierto u otra zona árida en la que hay poca cobertura vegetal para dar sombra, quizá debas considerar la posibilidad de trasladarlo a otro lugar donde haya mucha vegetación disponible (como una isla). O tal vez podría encerrar a su cerdito en un gran establo con paja que cubra todos los lados para que le dé el sol en la cara y pueda moverse libremente sin pasar demasiado calor durante los meses de verano, cuando las temperaturas superan los 100 grados Fahrenheit en el exterior.

Los parques zoológicos no deben utilizarse para mantener animales en cautividad con fines de entretenimiento. Los parques zoológicos no deben utilizarse para criar animales con fines alimentarios (por ejemplo, montar elefantes).


white and black killer whale on blue pool
Photo by Pixabay on Pexels.com

Los espectáculos de animales.

Los espectáculos de animales que utilizan animales de zoológico deben ser desalentados por el público, que debe conocer la difícil situación de estos animales y exigir un mejor trato para ellos.

Estos animales no están entrenados, por lo que no se comportan como sus homólogos en la naturaleza. Son simplemente un producto del confinamiento y de la falta de espacio para el ejercicio y el comportamiento natural. Los animales de los zoológicos pueden causarse graves daños a sí mismos y a los demás, por lo que estas instalaciones deben estar reguladas por leyes que protejan tanto a los seres humanos como a otras especies que corren el riesgo de sufrir daños en estos entornos.

Los zoológicos también se benefician de los programas de cría en cautividad -que a menudo se llevan a cabo sin el consentimiento de los individuos capturados- y venden productos como peluches hechos con pieles o huesos de animales (a menudo procedentes de especímenes salvajes).

Esta práctica permite a los zoológicos recaudar dinero mientras se benefician del sufrimiento que padecen las vidas de otros; sin embargo, esta práctica debería detenerse de inmediato, ya que no tiene cabida en ningún lugar cerca de cualquier tipo de actividad humana.

Los zoológicos deben centrarse en la conservación, la educación y el bienestar de los animales

Los zoológicos deberían ser lugares de educación, conservación y bienestar animal. Los zoológicos deben centrarse en estas tres cosas porque todas ellas son importantes para la supervivencia de los animales en la naturaleza. La mejor manera de proteger un ecosistema es preservando su biodiversidad, lo que significa mantener diferentes especies juntas para que puedan actuar como una defensa natural contra los depredadores o las enfermedades.

Los zoológicos también deben de ayudar a la gente a aprender sobre estos animales y cómo podemos ayudarles a sobrevivir en su hábitat natural. Por ejemplo, si vas a ver a un elefante en un zoo, podrás ver uno de cerca, e incluso acariciarlo. Eso es algo que no habrías podido hacer si no hubiera habido zoológicos: ahora todo el mundo sabe cómo son los elefantes porque ya no hay ninguno disponible en cualquier lugar de la ciudad. Y cuando la gente se preocupa lo suficiente por algo (como los elefantes), intentará cualquier cosa posible, por grande o pequeña que sea, incluso si significa sacrificar su propia comodidad junto con la de los demás.


Conclusión

Aunque los zoológicos pueden ser útiles de muchas maneras, tienen la responsabilidad de cuidar de sus animales y del público. Esto significa que algunas de estas instituciones están haciendo un excelente trabajo mientras que otras no. Los zoológicos deberían centrarse en la conservación, la educación y el bienestar de los animales, animando a los visitantes a conocer las especies en peligro de extinción y a entender por qué es necesario protegerlas a toda costa. El público tiene derecho a saber lo que ocurre a puerta cerrada cuando visita uno de estos lugares.

En mi opinión solo debería existir un tipo de zoológico, o al menos, un solo objetivo: preservar especies en peligro de extinción y que, como una vía extra de ingresos para la labor que ejecuta, tengan un programa de visitas a estos animales, los cuales estén en hábitats «masivos», como son el caso de las praderas, ranchos y zonas específicas para esta labor.

BAC no está de acuerdo con el sistema y estructura de zoológicos en Cuba, estamos a favor de las reservas naturales y de las instituciones zoológicas que basen todo su trabajo en la preservación de especies, tanto endémicas como de otros procederes, en peligro de extinción y amenazadas por la acción del hombre.

Boletín BAC

Nuestro boletín semanal te mantiene al tanto de las noticias y el trabajo de la organización.